Noticias

"En cuanto conoces Aspanoa, ves la gran alegría que hay"

Julieta Gil-Albert es estudiante de ADE y, además, voluntaria en el grupo de talleres y en el Club de Tiempo Libre

Facebook  Twitter  

Julieta Gil-Albert es una zaragozana de 22 años que está terminando Administración y Dirección de Empresas (ADE). Con 8 años, su familia se fue a vivir a San Sebastián pero más tarde, por la carrera, la vida le trajo de nuevo a la ciudad que la vio nacer. Ahora, además de estudiar, es voluntaria de Aspanoa.

Colaboras sobre todo en el grupo de talleres. ¿Por qué?

Yo era de esas personas que quería ir de primeras al Hospital. Luego entiendes que hay otras que están más cualificadas y que tienen más derecho, ya que llevaban más tiempo esperándolo. No podemos olvidarnos de que esto es por y para los niños, debemos pensar siempre en qué es mejor para ellos.

Cuéntanos un poco qué hacéis en el grupo de talleres.

El grupo de talleres es un apoyo al resto de actividades: hospital, Club de Tiempo Libre, campamentos... Nos dedicamos a preparar todo el material necesario para la posible realización de actividades y juegos, así como de la decoración. Yo personalmente me lo paso fenomenal, ya que me encanta hacer manualidades. Intento imaginarme que soy una niña pequeña y en qué es lo que me gustaba entonces de cara a proponer ideas. Yo que también participo en el Club de Tiempo Libre puedo corroborar que sin el grupo de talleres no podrían realizarse ni la mitad de los juegos que organizamos. 

¿Por qué decidiste ser voluntaria de Aspanoa?

Siempre me ha gustado ayudar a la gente, soy una persona bastante empática y me siento mal si puedo ayudar y no lo hago. Siempre he querido irme a países subdesarrollados o a ayudar a los refugiados, es lo que más se escucha y siempre se quiere empezar a lo grande. Luego me di cuenta de que se trataba de voluntariados muy diferentes. En el caso de organizaciones como Aspanoa, puedes compaginar el voluntariado con tu día a día, según tu situación laboral-familiar. Además, me encantan los niños y jugar con ellos. En Aspanoa, todos te tratan genial, siempre agradeciéndote y valorando tu labor sea del tamaño que sea. En cuanto los conoces, ves la gran implicación y alegría que hay. La verdad es que es contagioso.

julieta
Comparte en Redes Sociales  Facebook  Twitter